Qué garantías tiene una casa modular con contenedores

Las leyes que regulan las casas modulares con contenedores son exactamente iguales a las que operan las viviendas tradicionales. En ambos casos, el periodo de garantía está reglamentado por la Ley 38/1999 de ordenación de la edificación, que establece plazos de uno, tres y diez años de acuerdo con la tipología.

Esta normativa se refiere a todas las partes que se implican en el proceso de construcción de la casas de containers (cliente, constructor, arquitecto y arquitecto técnico) y hace énfasis en los detalles e imperfectos por los que deben responder:

Conoce los detalles de las garantías de una casa de containers

  • Durante diez años: daños materiales en el edificio producto de defectos o vicios que comprometan la cimentación, los pilares, los forjados, los muros de carga y otros elementos que afecten la resistencia mecánica y estabilidad del mismo. ¡Es una garantía de diez años para la estructura y sus partes!
  • Por tres años: daños materiales de la construcción por imperfecciones o vicios de los elementos constructivos o instalaciones que originen el incumplimiento de las condiciones de habitabilidad respecto a salubridad, cuidado del medio ambiente, salud, protección contra el ruido, ahorro energético, aislamiento térmico, entre otros. También se incluyen las humedades, las grietas de origen no estructural y otros…
  • Durante un año: daños materiales por fallas o vicios de ejecución que dañen o perjudiquen aspectos de la terminación.
¿Cuándo se hace efectiva la garantía?

Desde el momento en que el constructor entrega la obra finalizada al promotor y no desde que el comprador la adquiere. Es por esto que en los casos donde las construcciones se venden tiempo después de estar terminadas, una parte del aval está vencido al momento de la compra…

¡Importante! El plazo para realizar cualquier reclamo por un desperfecto es de 24 meses desde su aparición, sin importar si el término de la garantía está vencido o no.

¿Cómo se hace la reclamación?

Lo primero que debes saber es que la reclamación se hace en función de la importancia del daño. Es decir, si se trata de pequeños imperfectos y fácil solución en el acabado, debe comunicarse al impulsador y al constructor.

Sin embargo, cuando los defectos son más relevantes y afectan la habitabilidad o seguridad de la estructura (humedades o grietas, por ejemplo), es recomendable contar con  la asesoría de un técnico especializado en patología constructiva, que no tenga vinculación con la edificación del proyecto, para determinar la gravedad y origen de la problemática.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *